Ser directivo implica tomar decisiones todos los días.

directivos sEstas decisiones pueden poner en juego la responsabilidad personal, y arriesgar no sólo el propio patrimonio y reputación personal, sino también el de cónyuges y herederos ante posibles reclamaciones de terceros.

Un Consejero, Administrador o Directivo, sin ser consciente de haber cometido una falta, puede ser demandado por lo civil o por lo penal, y estar obligado a responder con sus bienes personales por las indemnizaciones que le sean exigidas.

Este seguro garantiza la responsabilidad personal de un directivo para proteger de forma eficaz su patrimonio personal.

Sobre cualquier Directivo o Administrador de cualquier empresa confluyen factores de riesgo por estar expuestos a la hora de tomar decisiones en sus negocios, y corre el riesgo de tomar una decisión errónea, y ser reclamado por un tercero que se sienta perjudicado.

En una única póliza se dará cobertura al conjunto de Consejeros, Administradores y/o Directivos de la empresa, sin necesidad de nominación individual de cada uno de ellos.

  • Responsabilidad de los Administradores, Consejeros y Directivos por negligencias ocasionadas en el ámbito de sus facultades de decisión o de gobierno de la empresa.
  • Responsabilidad Personal: responden de forma solidaria con su propio patrimonio y no con el de la Sociedad.

 

 

Posibles Reclamantes:

Sociedad, Accionistas Mayoritarios, Accionistas Minoritarios y Terceros (Acreedores, Competidores, Clientes, Órganos de la Administración o Empleados).



Reclamaciones más frecuentes:

9459316 s

  1. Falta de supervisión y/o negligencia en la gestión.
  2. Mala decisión en la compra o venta de sociedades o activos.
  3. Incumplimiento de contrato